Chile suscribe Convenio de Minamata sobre Mercurio

Este tratado será la línea base para las acciones globales, y supone un hito en los esfuerzos internacionales para proteger la salud humana y el medio ambiente de las emisiones y liberaciones antropogénicas de mercurio y compuestos de mercurio.

imagen foto_portada.jpg

(Japón, Octubre de 2013) Luego de cinco rondas de intensas negociaciones, noventa y dos países y la Unión Europea, entre ellos Chile, firmaron en la ciudad de Kumamoto, Japón, el Convenio de Minamata sobre Mercurio, tratado que será el punto inicial en la generación de acciones concretas sobre el uso de este elemento, y constituye el primer paso en los esfuerzos para proteger la calidad de vida de las personas.

El Convenio de Minamata sobre mercurio aborda aspectos tan importantes como el suministro, comercio y extracción de oro artesanal en pequeña escala, además de los productos con mercurio añadido, los procesos de fabricación en los que se utiliza este elemento o compuestos de mercurio, emisiones a la atmósfera, liberaciones al agua y al suelo, además de buscar un almacenamiento provisional ambientalmente racional de mercurio como mercancía, desechos o residuos de mercurio y sitios contaminados.

Entre las restricciones que impone, se encuentra la prohibición de usarlo en la fabricación, comercialización, importación y exportación de productos con mercurio añadido, como son las baterías, ampolletas, cosméticos, pesticidas, manómetros, o termómetros, además de regular su uso de amalgamas dentales. Cabe señalar que tampoco se permitirá su empleo en los procesos que se desarrollan en las plantas de producción de cloro-álcali o uso como catalizador.

Cabe señalar que si bien en Chile no se fabrica ninguno de los productos listados, igualmente se valora esta regulación, ya que es el primer acuerdo multilateral ambiental que incorpora explícitamente disposiciones referidas a la salud, donde se destaca especialmente el vínculo que se genera entre la calidad de vida de las personas y el medio ambiente.


De esta forma, se definió como mecanismo para el suministro de recursos financieros adecuados, suficientes, predecibles y oportunos al Fondo para el Medio Ambiente Mundial (Global Environment Facility, GEF), el que apoyará a las Partes involucradas en la aplicación de las obligaciones del Convenio.

En todo caso, e independiente de esta negociación, Chile ha implementado iniciativas importantes que van en esa línea, como son la norma de emisión de termoeléctricas, el plan nacional de gestión de riesgos del mercurio, estudios y caracterización de sitios contaminados y su recuperación, por lo que este acuerdo permitirá complementar y fortalecer las iniciativas que como país ya están en marcha.


Cabe mencionar que el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) ha puesto en marcha la página web del Convenio, www.mercuryconvention.org, en que se registrará seguimiento al progreso en firmas, ratificaciones y otras acciones que los países realicen, con miras a su entrada en vigor.